Manuel Scorza

        HOMENAJES    
                                                           
                                               

Fausto Espinosa Farfán

   
                                                   
            Hace 13 años un fatídico accidente aéreo cegó la vida de uno de los más importantes poetas y narradores peruanos de este siglo. El boeing 747 de la compañía colombiana Avianca, procedente de Paris, que iba a aterrizar en el aeropuerto de Barajas en Madrid, y cuyo destino final era Bogotá, cayó a tierra a unos ocho kilómetros del aeropuerto madrileño. Era la madrugada del 28 de noviembre de 1983.                    
                               
                               
                               
                               
                               
                               
                               
                               
                               
                               
                 

Fuente: Red Científica Peruana

                   
                                                           
             

Un inédito de Scorza
 

Palabras a Nicolás Centenario
 

En el principio el hombre abandonaba a sus muertos.

Hace cincuenta mil años comenzó a cavar tumbas.
En la piel de las cavernas cinceló sus miedos bellísimos.
Inventó el alma.
Por esos estoy aquí
Aventando palabras contra el cielo indiferente.
En el parque, tu hija juega.
Escritor y poeta
La vida pasa tan rápido
que una de estas tardes regresará hermosísima mujer.
Nicolás, deberíamos tratar de decir la verdad.
Porque en estos tiempos
adolescentes áureos combatían en el horror de América.
¡Más que la metralla los diezmaban los sueños!
Hermosos nacían a la muerte.
Nosotros tatuábamos poemas olvidables
en cuerpos olvidables de mujeres olvidadas.
En chinganas de mala muerte
cauterizábamos nuestro fracaso
bebiendo aguardiente que no era Agua Ardiente.
El Che llevaba en su mochila versos de León Felipe
y Javier Heraud también versos en su chaqueta.
El impiadoso río Madre de Dios
arrastró su juventud acribillada.
¡Pero la vida fluye más rápido que el río Madre de Dios!
¡Imposible erigir otro mundo
sin desembar (sic) en las islas vistas en sueños!
¡Una revolución que sólo es una revolución no es una revolución!
Hay que derribarlo todo.
No permite que retoñe de nuevo esta realidad.
Impedir que vuelvan a existir esta vida, esta agua,
esta patria, esta luz, este amor, este futuro, este sol!
¿Quién podría absolvernos?
Un ígneo poema nos rescataría.
Pero no pronunciamos la Palabra.
En el parque tu hija juega.
Regresará hermosísima vida.
¿Y qué?
La vida vale la pena.
Estoy alegre, estoy árbol, estoy relámpago, estoy luz.
El hombre que está más cerca de su muerte que de su nacimiento
necesita urgentemente ser feliz.
Hace cincuenta mil años comencé a grabar este poema.
Por eso aviento estas palabras contra el cielo indiferente.


-Hotel de Turistas de Tacna

20 mayo 1977.